Gurdjieff afirma que el trabajo de los movimientos sirve también para desarrollar el propio “YO” del hombre: su voluntad llega a un estado en el que puede sentir con independencia su propio cuerpo y, al mismo tiempo, en una situación de pleno dominio sobre él. También puede experimentar los sentimientos, incluso muy refinados, que corresponden a diferentes gestos o secuencias de los movimientos, pudiendo, al mismo tiempo, evitar identificarse. Todo esto tiene gran valor para el desarrollo de la voluntad.

Bennet

Find solace http://pro-homework-help.com in the arts teaching our students to live with unanswered questions can be difficult, and many of us find a remedy for our suffering in music, literature, poetry, and cinema.